La colección de arte que pocos conocen en el país

En 1929 el pintor Roberto Pizano trajo al país una colección de reproducciones de obras de arte para utilizarlas en la formación de los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional. Provenientes de Europa, cruzaron el océano Atlántico en barco hasta Puerto Colombia, remontaron en ferri el río Magdalena, y arribaron a Bogotá en tren y a lomo de burro. De esta forma llegó hace 88 años, la colección de estatuas, bustos de bronce, mármoles, grabados y obras de yeso, considerada la más importante de América Latina en su tipo.

La historia de cómo este tesoro terminó en el país comenzó en 1927 cuando Pizano, uno de los pintores colombianos más importantes de la época, recibió la propuesta de dirigir la Escuela de Bellas Artes. Él, que en ese momento vivía entre París y Madrid, aceptó la rectoría, pero solo con una condición: que el gobierno de Miguel Abadía le diera una gran suma de dinero para comprar materiales educativos que él mismo escogió.

Pizano recibió 23.827 pesos de la época y 600 pesos más de viáticos, unos 100 millones de pesos en la actualidad. Con ese dinero encargó al Museo de Louvre, al Museo Británico y a diferentes ciudades en Italia la reproducción de cientos de réplicas de esculturas y grabados más importantes de la historia del arte, que fueron alojadas en la Academia de Lenguas.

“El número de las piezas que llegaron es difícil estimarlo, pero si nos atenemos a documentos que reposan hoy en el Archivo Central e histórico de la Universidad Nacional, firmados por el propio Pizano, había estatuas y bustos de bronce y mármoles, moldes de yeso y más de 5.000 estampas”, aseguró Ricardo Arcos-Palma, docente investigador asociado a la Facultad de Artes de la Universidad Nacional.

Entre las reproducciones se encontraban esculturas y muestras de la arquitectura de Egipto, Grecia, Roma, obras del arte gótico, del renacimiento, del barroco, entre otros, que por fin podían ser observadas por los colombianos sin necesidad de viajar al extranjero.

Esta colección revolucionó la enseñanza de las artes plásticas en el país. Los estudiantes podían ver, tocar, reproducir, pintar y sobre todo conocer las principales obras de la humanidad. Desafortunadamente lo que Pizano había concebido como un proyecto a largo plazo pronto empezó a sucumbir. En abril de 1929 él murió y no pudo ver su colección exhibida. Las piezas vieron la luz en 1930 en una exposición para conmemorar su muerte. Allí los colombianos apreciaron grabados de Rembrandt, Durero, algunos dibujos de Leonardo Da Vinci, reproducciones del renacimiento italiano, así como obras como el busto de Beatriz Aragón, representativas del periodo románico; el rey Salomón, del arte gótico; la Venus de Milo, la estatua griega de Dionisios que hacía parte del frontón exterior del Partenón en Atenas, entre muchas obras universales.

Pese a su importancia, estas reproducciones fueron guardadas en cajas y empezaron una travesía por diferentes lugares de Bogotá que causaron su deterioro. Como judío errante la colección pasó por el San Bartolomé, el actual Museo Militar, el Claustro Santa Clara y los sótanos de la Biblioteca Nacional hasta que en 1967, llegaron a la Universidad Nacional. Con el paso del tiempo algunas piezas se perdieron, otras quedaron arruinadas por el vandalismo y la mayoría fueron restauradas por la universidad.

Para el profesor Ricardo Arcos-Palma “luego de tanto peregrinaje de una escuela sin sede, muchas piezas se perdieron. La colección Pizano hoy no es ni una sombra de lo que fue en 1929. Pero tienen un valor histórico pues hace parte de la formación profesional de la Escuela de Bellas Artes y sus estudiantes, principalmente en la primera mitad del siglo XX”.

La colección la custodia la Universidad Nacional y para su restauración y catalogación ha contado con el arduo trabajo de personas como Ángela Mejía de López, quien en 1974 realizó un primer catálogo de la colección Pizano.

Hoy en día hay 582 grabados en buen estado, algunos tuvieron que ser recuperados luego de que la humedad los afectara. Además se encuentran 246 reproducciones en yeso, aunque no todas están en buen estado. En 2002, fueron declaradas Patrimonio de la Nación por parte del Ministerio de Cultura, gracias a la gestión de Mariana Varela, quien para ese momento era la directora de la Escuela de Artes.

Para la directora María Belén Sáez de Ibarra, una de las piezas que sobresale de la colección es “el busto de Beatriz de Aragón, pues tiene la particularidad que el original ya no existe, fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, de este solo quedaron cuatro copias en el mundo, es del escultor Francesco Laureana y el original databa de 1472. Además, lo más importante es que la colección puede ser vista en la Biblioteca Central Gabriel García Márquez”.

Han pasado ya 88 años desde su llegada a Colombia, aunque en el siglo XX muchos museos hicieron reproducciones, muy pocas en el mundo se conservan, de hecho, esta es la única de América Latina. Un tesoro invaluable.

Fuente: http://www.semana.com


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

6 Obras de arte más ridículamente caras del mundo

Lo más leído

Avelina Lésper: «El arte contemporáneo es una farsa»

Desata polémicas y abofetea a comisarios, galeristas, críticos y artistas con sus artículos y conferencias. Hace un par de años le preguntó a la autora de una instalación: «¿Consideras que un balde de agua es arte porque agrega un comentario tuyo a la realidad?» Penosamente, la artista balbuceó bajo las cámaras de Milenio TV. La temida inquisidora, luego de agradecer sus respuestas y despedirla, la remató sin pestañear: «Estamos en la época en que la mera intención hace arte de un balde.

Joven artista causa furor en Europa; es el nuevo “Caravaggio”

El pintor italiano Roberto Ferri (Tarento, 1978) tiene 35 años, pero su pincel no es de este siglo. Sus obras, herederas de las pulcras y magistrales técnicas del claroscuro barroco, parecen haber nacido en aquella Roma de finales del Renacimiento, pero irrumpen en pleno siglo XXI con un poder que inquieta, aturde y seduce.

Revelan expertos que no existe el arte moderno, es sólo una excusa para hacer sentir bien a gente sin talento

Francia.- Los más altos representantes de las bellas artes en el mundo dieron un comunicado en el que notificaron a la sociedad que no existe y nunca ha existido el arte moderno, únicamente se inventó el término para hacer sentir bien a pseudo-artistas carentes de talento.

El artista debe adquirir pintura al óleo profesional

Este tipo de pinturas es el mejor producto que ofrece la industria

En los países anglosajones se etiquetan como «colores para artistas», en los países mediterráneos como «colores extra finos». Este tipo de pinturas es el mejor producto que ofrece la industria, teniendo en cuenta los conocimientos actuales.

Rubens recupera su esplendor en el prado

El museo restaura las seis tablas de «El triunfo de la Eucaristía» y las exhibe con cuatro de sus correspondientes tapices, que la Infanta Isabel Clara Eugenia encargó para el Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid

Todo lo que produce alguien denominado artista, es arte?

Hace unos años leía en un libro americano de dudosa traducción que los licenciados en Bellas Artes, sólo en Nueva York en un año, eran más que todos los artistas que conocemos del Renacimiento italiano.

La falsificación que resultó ser una obra maestra

En el mundo del arte no es excepcional que los estudios y análisis de los especialistas descubran a menudo falsificaciones o atribuciones equivocadas. A veces estos hallazgos se producen durante algún proceso de restauración, otros por azar o tras estudios realizados a raíz de las sospechas de los investigadores.

Arte contemporáneo para entender cinco siglos de historia

Una muestra sobre los aparatos utilizados por la Inquisición española para torturar a sus víctimas comparte espacio en el Museo Histórico de Cartagena de Indias con tres largas mesas de madera sobre las que se apoyan cuencos, cubiertos y vasos. Los primeros son utensilios de hierro que recuerdan la monstruosidad del Santo Oficio; los segundos evocan la expulsión de los judíos de España en 1492,

Bill Gekas recrea en la fotografía las obras de grandes Maestros del siglo XVII

Bill Gekas es un fotógrafo australiano (nacido en Melbourne, donde vive) cuya fotografía es principalmente retrato de su hija en ambientes que van del pictórico al de los cuentos. Su principal arma es la iluminación.

Bailar con el sexo atado a un gallo: el artista Steven Cohen fue declarado culpable de exhibicionismo

La justicia francesa declaró este 5 de mayo culpable de exhibicionismo al artista sudafricano Steven Cohen por haber bailado con el sexo atado a un gallo, pero lo dispensó de pena. “Lo que hice es arte” y “no tiene nada que ver con la sexualidad”, afirmó el artista ante el tribunal, alegando que “el pene no era el 'foco'” de su acción y que “la atracción era la vestimenta”, que evocaba los cabarets parisinos.

Eventos Destacados

No hay próximos eventos!

Calendario de Eventos

Octubre 2017
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Últimas Obras

Obras mas vistas

Bebe con Ahuyama

 

bebe con ahuyama, oleo sobre lino belga

Pastando

 

paisaje al oleo de carlkos alberto agudelo

Angustia

 

angustia oleo sobre lienzo

Amargura 3

 

Lago de Tota 1

 

laguna de tota, pisaje al oleo sobbre lienzo

Paternidad 40

paternidades, oleos sobre lienzo del pintor colombiano dorian florez

Calabazas

Angustia

retrato al óleo sobre lino belga en técnica de claro oscuro del maestro Dorian florez

Con los ojos del alma

Con los ojos del alma, retrato aol oleo de Piedad Hoyos

 

Las pinturas más controvertidas en la historia del arte

6 Pinturas Con Extraños Mensajes Ocultos